Home»ADORACIÓN»Saludo de Mons. Arturo Fajardo al grupo de Adoración Eucarística en sus 5 años

Saludo de Mons. Arturo Fajardo al grupo de Adoración Eucarística en sus 5 años

Mons. Arturo Fajardo al Grupo de Adoración Eucarística de la Catedral

El viernes 5 de junio, el Grupo de Adoración Eucarística que funciona en la Catedral de San José cumplió 5 años.

Mons. Arturo Fajardo compartió un audio de agradecimiento a este equipo de sacerdotes y laicos que llevan adelante esta iniciativa “en estos cinco años de perseverancia encuentro con el Señor”. Este grupo de fieles mantiene también la publicación de blog https://adoracioneucaristicasanjose.blogspot.com/ y de la hojita que reúne, además de resaltar la importancia de la Adoración Eucarística, las noticias y novedades de la iglesia y de la vida la parroquia.


Compartimos el texto del saludo de nuestro Obispo diocesano, Mons. Arturo Fajardo

Decíamos los obispos en ese mensaje que enviamos cuando tuvimos, en dialogo con el gobierno, dejar de celebrar por un tiempo, esperemos que sea lo más breve posible, la Eucaristía con pueblo, ‘la Eucaristía es la fuente y culmen de la vida de la iglesia’, la iglesia hace a la Eucaristía y la Eucaristía hace a la Iglesia.

Este tiempo que hemos vivido a causa de la pandemia, sin la participación de fieles en las celebraciones eucarísticas y con la suspensión de toda otra actividad que supone la asistencia de fieles: celebraciones sacramentales, catequesis, encuentros de grupos, fiestas patronales, ha sido un dolor y un desafío. De un modo especial, ha sido muy difícil vivir la Semana Santa y particularmente la Pascua con estas restricciones. Es una verdad incontrastable que ha sido un tiempo difícil y que nos ha afectado a todos, la vida familiar, la vida laboral, que ha afectado la salud de tantas personas, gente en seguro de paro, gente que ha perdido el trabajo.

Queremos también nosotros poner ante el Señor toda esta realidad, justo cuando celebramos el Domingo de Pentecostés. La iglesia recibe en Pentecostés los signos Espíritu Santo, el fuego y del viento, el fuego que nos convoca, que nos reúne, el fuego que es el mismo Señor, que la luz que vence la oscuridad y la muerte; y el viento que es el viento creador, de una alguna manera el pueblo de Israel fue configurado en el monte Sinaí, en la Asamblea del Sinaí se le entrega la ley. la Torá como Palabra. Nosotros somos configurados, de alguna manera, en Pentecostés, la iglesia es configurada, un pueblo que habla muchas lenguas y sin embargo se entiende, un pueblo que está llamado a llevar también la Buena Noticia a todas las todas las naciones, siendo un único pueblo que habla en todas las lenguas, como es la Iglesia Católica.

Queremos volver al Señor, volver a centrarnos en Él, sabemos del dolor de tantos de ustedes de no poder participar en la Eucaristía y no poder comulgar sacramentalmente, lo hacemos sólo espiritualmente. Que esto refuerce nuestro amor a la Eucaristía y el deseo de reunirnos prontamente. Que el Señor que es la paz, nos de su paz, Él que entra cuando estaban cerradas las puertas, y nos invita a abrirnos porque somos un pueblo llamado a construir todas las naciones y todos los pueblos, que él que es nuestra Paz nos regale la Paz en este tiempo difícil que nos toca vivir.

Siempre recuerdo una frase de san Serafín de Sarov, un obispo ortodoxo, que decía que si perdía la paz interior, no había cosa más importante en toda su Diócesis, que recuperar la paz interior. Que el Señor nos dé su paz, nos ayude a perseverar en su seguimiento. Quería compartir la frase que me llegó mucho, de un Padre de Oriente, ‘La eucaristía sostiene al mundo’, el Señor nos sostiene, es su Pascua es la Eucaristía, como decía en el Mensaje de Pascua.

Los invito a perseverar en la oración, les agradezco todo este trabajo al Grupo de Adoración Eucarística, rezo por ustedes, recen por mí y por los sacerdotes y pidamos al Señor y a San José nuestro santo patrono, que pronto podamos volver a celebrar las Eucaristías con la presencia de fieles”.