PROYECTO PASTORAL

afiche_SMP_DEFINITIVO_web

MISIÓN DIOCESANA (Santas Misiones Populares)
Iglesia en SALIDA | Mi vida es MISIÓN

Esta experiencia de evangelización es el fruto de años de reflexión y prácticas realizadas por el Padre Luis Mosconi, su equipo y miles de misioneros y misioneras en Brasil y en diferentes países de América Latina y el Caribe.

Las Santas Misiones Populares (SMP) son:

  • Un tiempo especial en el camino pastoral de una parroquia y/o de una diócesis.
  • Un tiempo fuerte para sacudir, despertar, rescatar valores y dones, comprender mejor el mundo de hoy, vivir el don de la fe en el presente, hacer opciones exigentes.
  • Un tiempo especial de evangelización intensiva y extensiva, implícita y explícita, pero sin triunfalismos, sin deseos de “reconquista”.
  • Desean poner en “estado de misión” todas las fuerzas vivas de una parroquia y de una diócesis.
  • Quieren convocar para redescubrir y vivir, con mayor intensidad y abertura, el extraordinario don recibido: Jesús de Nazaret
  • Quieren ser un tiempo especial de atención a la gente, de visitas a las personas, de encuentros fraternales deseados, queridos y buscados. Dios nos ha hecho para el encuentro y la comunidad.
  • Un tiempo de profunda y gratificante experiencia eclesial.
  • Un gran retiro espiritual popular, donde la búsqueda del sentido de la vida es prioritario.

Que son las SMP

porque este proyecto

Objetivos de las SMP

Cada parroquia/diócesis que decida hacer las SMP, en la etapa de preparación define los objetivos que quiere alcanzar, de acuerdo a la realidad que vive y a la situación de partida. La larga experiencia de las SMP sin embargo ha venido constatando una convergencia interesante alrededor de tres aspectos u objetivos que puede ser útil señalar.

  • Un servicio a las personas. Se trata de suscitar y de responder a las preguntas importantes, las fundamentales de la existencia humana: la cuestión del sentido de la vida, de la historia, de la muerte, de la fe. Son las preguntas que anteceden la misma experiencia religiosa. Además se trata de comunicar, con la vida y de manera muy libre y sencilla, que el seguimiento de Jesús de Nazaret es el modo mejor para darle sentido verdadero a la vida.

Mirando a nuestra realidad valoramos el adelanto científico y social, reconocemos la presencia de muchos valores y apreciamos el aporte de muchas personas al bien común. Pero no podemos negar que se ha afirmado una cultura individualista y consumista, la búsqueda exclusiva del bienestar personal, la dictadura de la emoción, la indiferencia religiosa…Hay mucha soledad, depresión, miedo a los demás…

donde se han desarrollado

Es preciso descubrir siempre más el sentido de ser persona hoy; es necesario volver nuevamente a la belleza humana y divina de Jesús de Nazaret. La espiritualidad del seguimiento de Jesús es fundamental para los cristianos, sin embargo no se cultiva como tendría que ser. Jesús de Nazaret es la persona más auténticamente humana que haya aparecido en la historia, es un tesoro que la Iglesia tiene que comunicar, es un patrimonio para la vida de toda la humanidad. Pero hay que volver a él. Él puede ser la verdadera buena nueva para este cambio de época. Entonces hay que conocerlo más de cerca, para amarle y seguirle. Tenemos que volver a las raíces, recuperar el Evangelio con toda su frescura y verdad. Tenemos que renovar cada día nuestra vida en la fuerza del Espíritu de Jesús. Si no volvemos a este encuentro fundamental no tendremos nada importante que decirle a nuestra sociedad, tan vacía de interioridad, pobre de amor solidario y necesitada de esperanza.

involucrados

Un servicio a la comunidad cristiana. Las SMP convocan a todas las fuerzas vivas de una parroquia/diócesis para que cada bautizado sea discípulo misionero de Jesucristo, especialmente en el territorio donde vive. Quieren ayudar a las comunidades cristianas a ser comunidades  ministeriales, solidarias, misioneras, proféticas, formadas por grupos de personas que sean como pequeñas células de vida, esparcidas en todo el territorio parroquial. Si las SMP son opción diocesana, entonces el proyecto es trasformar a la diócesis en una gran red de comunidades cristianas (tipo Cebs) ministeriales y misioneras, con un presbiterio discípulo y misionero, al servicio de toda la iglesia diocesana

El interés principal de las SMP no es traer de vuelta a tanta gente a la iglesia. Si sucede, muy bien. Pero lo que pretenden es hacer que la comunidad cristiana sea una presencia fiel y visible de la persona y de la misión de Jesús de Nazaret, hoy. Muchas veces vivimos como una fractura entre espiritualidad, celebración de los sacramentos, experiencia de grupos, organización de servicios y la misión de Jesús. La decepción, el temor o la falta de claridad nos pueden encerrar en lo que tenemos y vivimos en la comunidad. Las SMP quieren ayudar a volver a lo esencial de la fe, sin ruidos y apariencias, haciendo el bien como Jesús, con esperanza, abiertos a la participación y a la misión.

Un servicio a la sociedad que vive en el territorio de la parroquia/diócesis. Un tercer objetivo de las SMP es motivar  a la comunidad cristiana para que colabore con otras realidades y fuerzas significativas en la construcción de una sociedad justa, participativa, honesta, solidaria y pacífica, con una gran pasión por el bien común por encima de los intereses particulares. Despertar el sentido comunitario para superar el aislamiento y radicar la fe en los problemas de la vida.

estilo pastoral

Conocemos los valores y los contravalores de la época en que estamos viviendo, la posmodernidad. Nuestra sociedad precisa una sacudida fuerte de humanidad y de ética en la política, en la economía y en las relaciones sociales. La Iglesia tiene que ser siempre más testigo y defensora de la posibilidad de ir recuperando un estilo de vida más solidario, capaz de cuidar de las personas y de la creación como casa común, trabajando en el territorio, a contacto con la gente, generando soluciones compartidas a los problemas y defendiendo proféticamente a los más pobres.

 

Actitudes importantes

Positividad

Cuando una propuesta es nueva y exigente es más fácil encontrar dificultades que estímulos. Sin perder el realismo hay que tratar de conocer bien la propuesta, con simpatía y abertura a lo nuevo, transformando los obstáculos en desafíos. Especialmente en la presentación a los laicos, a los/las posibles misioneros, es preciso estar convencidos para motivar, para entrar en la etapa de “enamoramiento” que hace percibir las SMP como algo bueno para la vida y la fe de las personas y de las comunidades.

Gratuidad

Se hacen las SMP por la alegría de seguir a Jesús y experimentar la fuerza renovadora del Evangelio, no para tener resultados. Nuestras fuerzas son limitadas y las SMP no son una fórmula mágica. Nos movemos con corazón libre y confiado, para vivir nuestro bautismo y hacer visible la buena nueva del Reino, convencidos de que es capaz de despertar vida y esperanza.

Exigencias para la eficacia de la propuesta

  • Atención a la vida concreta de la gente, a las grandes preguntas que inquietan el corazón, los problemas que las familia encaran todos los días. Cercanía, amistad y simpatía. Esto es prioritario respecto a doctrinas, ideas, leyes morales que no se descartan pero no son el primer paso para encontrar a las personas.
  • Valorizar todo lo bueno que hay en la vida de la gente y de las comunidades. Tener una sensibilidad especial a los signos del Reino que el Espíritu suscita en todo lugar.
  • Contacto con la coyuntura, con lo que sucede. Conciencia crítica y no ingenua frente a la realidad social y económica.
  • Si se toma la decisión de realizar las SMP: toda la pastoral queda determinada por la misión. Las SMP no son otra pastoral, sino la perspectiva nueva desde la cual se orienta la vida de la parroquia, las actividades de  Grupos y Movimientos, las celebraciones, la catequesis…
  • Es necesario que el párroco/presbiterio sea profundamente convencido y con él haya un grupo motor que asuma con decisión la propuesta y colabore en todas las etapas de las SMP. De esta manera las SMP se convertirán en una experiencia que reinterpreta la fe y favorece un seguimiento de Jesús de Nazaret más decidido, místico y transformador.

 SANTAS/MISIONES/POPULARES…

Metodología de las SMP

  • Definidos los objetivos que indican el punto de llegada, es preciso encontrar el camino/método para alcanzarlo.
  • Definir el lugar: una parroquia, más parroquias en colaboración, toda la diócesis..
  • Los/las misioneros son los miembros de la parroquia, las fuerzas vivas y todas la personas que asumen los objetivos y la metodología de las SMP. Los misioneros/as son la estructura y la garantía de la misión. Habrá un acompañamiento formativo especial para los misioneros.
  • Los destinatarios son todas la personas que viven en el territorio de la parroquia, sin exclusión. Los/las misioneros se acercan a todos movidos por la fuerza del amor y quieren ser un signo de ternura y de solidaridad, en especial para con los pobres y sufridos.
  • Respecto a las actividades las SMP tienen una rica propuesta para todas las etapas y objetivos del proceso. Pero es importante que se compartan todas las decisiones, que se favorezca la participación y que el grupo motor sea valorizado con una metodología inclusiva.
  • Acerca de la duración, el factor tiempo es importante y tiene que ser adecuado, sin prisa, a la realidad de cada parroquia. La experiencia de las SMP dice que por lo menos el proceso lleva unos tres años.

 

Posible cronología

Después de haber conocido la propuesta y optado por las SMP, empieza la etapa previa (+- 3 meses) de motivación. Se trata de presentar la experiencia con convicción de manera que los/las posibles misioneros se enamoren de la propuesta. Ser misioneros es redescubrir que la vida es misión y el seguimiento de Jesús de Nazaret y el servicio a su Reino es la forma mejor para darle sentido.

1°Etapa: al servicio de las personas, de la comunidad cristiana y de la sociedad.

Cada objetivo se prepara con un retiro de motivación para los misioneros/as, seguido por unos 6 meses de trabajo, con visiteo, actividades específicas, sectorialización de la parroquia.

 

2° Etapa: las semanas misioneras, un gran retiro espiritual para cada comunidad.

Las parroquias, según agenda concordada, viven una semana de intensa actividad misionera en los diferentes sectores con visiteos, celebraciones, encuentros, fiestas….animadas por los misioneros locales con la ayuda de los/as de las parroquias vecinas. Unos 6 meses, dependiendo del número de las comunidades.

 

3° Etapa: la misión continúa.

Se trata de hacer la cosecha de la experiencia misionera vivida. Descubrir los elementos más importantes que hay que mantener en la pastoral ordinaria de manera que no pierda el estilo misionero. Qué papel asignarles, ahora, a los misioneros/as que han descubierto esta vocación y están dispuestos a vivir este ministerio en la comunidad. Cómo articular y sostener la vida de las pequeñas comunidades que han surgido en los diferentes sectores para que la parroquia crezca como red de comunidades vivas y participativas.