Home»NOTICIAS»Seminarista Andrés Paredes recibió el ministerio del acolitado

Seminarista Andrés Paredes recibió el ministerio del acolitado

slide_acolitado_paredes2

El Seminarista Andrés Paredes, que actualmente cursa su último año de formación en Teología recibió de manos del Obispo diocesano, Mons. Arturo Fajardo el ministerio del acolitado. Paso previo, junto con el lectorado, a su ordenación diaconal. El gesto del acolitado, consiste en una oración del Obispo sobre el que recibe el ministerio, el cual permanece de rodillas y la entrega del Obispo de un copón que contiene las hostias que serán consagradas.

La celebración tuvo lugar el Domingo 3 de abril, Domingo de la Divina Misericordia, en la misa dominical de la comunidad a las 11 horas en la Parroquia de la ciudad de Ecilda Paullier. La Misa fue presidida por el Obispo de San José de Mayo, Mons. Arturo Fajardo y concelebrada por su párroco, el P. Marco Antonio Jorquera.

Los familiares y amigos de Andrés estuvieron presentes en la celebración, donde participaron algunos seminaristas y compañeros de formación en el Seminario Mayor.

Andrés Paredes reside en la semana en el Seminario Mayor Interdiocesano Cristo Rey y su formación en la Facultad de Teología Mons. Mariano Soler en la ciudad de Montevideo. Los fines de semana colabora en la pastoral de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en la ciudad de Ecilda Paullier.

Mons. Arturo Fajardo, en una celebración que tuvo lugar el 29 de abril de 2015 en la Capilla del Seminario Interdiocesano en Montevideo, le confirió el ministerio de lector.

¿Qué es el Acolitado?

Este ministerio era llamado como “órdenes menores”, a las cuales el Papa Pablo VI, en consonancia con el espíritu del Concilio Vaticano II hizo una revisión de estas órdenes y realizó las siguientes adaptaciones: las órdenes que hasta ahora se llamaban “menores”, en lo sucesivo se deben llamar “ministerios”, estos ministerios pueden confiarse a fieles laicos, y no se considerarán reservados únicamente para los aspirantes al sacramento del Orden sacerdotal.

Las funciones de un acólito son: cuidar del servicio del altar, ayudar al diácono y al sacerdote en la liturgia, especialmente en la celebración de la Misa y distribuir la comunión como ministro extraordinario de la Eucaristía.