Home»CATEDRAL»Pentecostés 2019: Confirmaciones en la Catedral

Pentecostés 2019: Confirmaciones en la Catedral

El Domingo 9 de junio, Solemnidad de Pentecostés, Mons. Arturo Fajardo presidirá la Santa Misa en la Basílica Catedral y Santuario Nacional de San José donde conferirá el Sacramento de la Confirmación a dos jóvenes de la comunidad. La celebración será a las 10 de la mañana.

Se trata de las jóvenes Cecilia Peña y Karina Díaz, las cuales se han preparado en este tiempo junto a las catequistas Mireya González y Rita Montelongo.

En su tarjeta de invitación, las chicas que serán Confirmadas, han elegido la frase de San Agustín: “El Espíritu Santo perfecciona la obra que Jesús comenzó en mi”.

Mireya González (catequista), Rita Montelongo (catequista), Karina Díaz y Cecilia Peña, recibirán el Sacramento de la Confirmación

¿Qué es la Confirmación? El YOUCAT dice en el 201: “La CONFIRMACIÓN es el SACRAMENTO que completa el Bautismo y en el que recibimos el don del Espíritu Santo. Quien opta libremente por una vida como hijo de Dios y bajo el signo de la imposición de las manos y la unción con el CRISMA pide el Espíritu de Dios, recibe la fuerza de ser testigo del amor y del poder de Dios con sus palabras y obras. Es entonces un miembro pleno y responsable de la Iglesia católica.

¿Qué sucede en la Confirmación? En la CONFIRMACIÓN el alma de un cristiano bautiza­do queda marcada con un sello indeleble que sólo se puede recibir una vez y que marca a esta persona para siempre como cristiano. El don del Espíritu Santo es la fuerza de lo alto en la que esta persona realiza la gra­cia de su Bautismo a través de su vida y es «testigo» de Cristo.

LA CONFIRMACIÓN SEGÚN EL PAPA FRANCISCO
A unos jóvenes italianos les dijo que “la Confirmación es el Sacramento del Espíritu Santo, es Dios que viene a nosotros”, no es solo un punto de llegada –como algunos dicen, el ‘sacramento del adiós’ ¡no! ¡no!– sino que es sobre todo un punto de partida en la vida cristiana”.

El Papa Francisco hizo así referencia a una extendida “costumbre” de muchos fieles en Italia y otras partes del mundo que con el sacramento de la Confirmación se “despiden” de la Iglesia y abandonan la vida de fe por lo general en la adolescencia. El Papa alentó a los jóvenes a no considerar la Confirmación como una despedida y a “seguir adelante con la alegría del Evangelio”.