Home»CATEDRAL»Confirmaciones en la Catedral

Confirmaciones en la Catedral

Mons. Arturo Fajardo conferirá el Sacramento de la Confirmación a 8 jóvenes de la comunidad de la Parroquia Catedral de la ciudad de San José de Mayo. El Obispo diocesano presidirá la Santa Misa en el III Domingo del Tiempo de Adviento, preparación a la Navidad, el Domingo 16 de diciembre a las 20 horas en templo de la Basílica Catedral.

El grupo que se Confirmará está integrado por: Mariana Alonso, Guadalupe Arias, Agustina Canaveris, Florencia Fernández, Micaela García, Renata Hernández, Federica Martínez y Melina Ramos.

Han sido acompañadas por el P. Andrés Paredes.

SACRAMENTO
El Sacramento de la Confirmación, forma parte de los sacramentos de la Iglesia y es el segundo paso en la iniciación de la vida cristiana, donde el protagonista es el Espíritu Santo, quien nos une a la iglesia y nos compromete mucho más como testigos de la fe cristiana.

El numeral 1285 del Catecismo de la Iglesia Católica explica que “con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los ‘sacramentos de la iniciación cristiana’, cuya unidad debe ser salvaguardada”. A los bautizados, indica el texto, “el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo”.

“De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras”.

Asimismo, el numeral 1317 indica que “la Confirmación, como el Bautismo, imprime en el alma del cristiano un signo espiritual o carácter indeleble; por eso este sacramento solo se puede recibir una vez en la vida”.

LA CONFIRMACIÓN SEGÚN EL PAPA FRANCISCO
A unos jóvenes italianos les dijo que “la Confirmación es el Sacramento del Espíritu Santo, es Dios que viene a nosotros”, no es solo un punto de llegada –como algunos dicen, el ‘sacramento del adiós’ ¡no! ¡no!– sino que es sobre todo un punto de partida en la vida cristiana”.

El Papa Francisco hizo así referencia a una extendida “costumbre” de muchos fieles en Italia y otras partes del mundo que con el sacramento de la Confirmación se “despiden” de la Iglesia y abandonan la vida de fe por lo general en la adolescencia. El Papa alentó a los jóvenes a no considerar la Confirmación como una despedida y a “seguir adelante con la alegría del Evangelio”.