Home»ADORACIÓN»[ADORACIÓN EUCARÍSTICA] Cinco años de fructífera presencia

[ADORACIÓN EUCARÍSTICA] Cinco años de fructífera presencia

En el contexto de los 5 años del grupo de Adoración Eucarística que funciona en la Parroquia Catedral de San José, el P. Gustavo Rebón, su párroco, comparte una reflexión sobre los aportes de este grupo a la vida de la Parroquia.


CINCO AÑOS DE FRUCTÍFERA PRESENCIA

Hoy, fiesta de Pentecostés, quiero pedir al Señor que envíe su Espíritu a toda nuestra comunidad parroquial y, especialmente, a quienes integran el grupo de Adoración Eucarística, que en estos días cumple 5 años de presencia ininterrumpida entre nosotros. Mientras pensaba en este aniversario me venían a la mente tantos momentos fructíferos en la vida de este grupo parroquial.

Tanta gente que se ha sumado a la oración de los primeros viernes. Tantos que han descubierto la riqueza, no sólo de rezar, sino de hacerlo en comunidad y frente a la presencia eucarística del Señor, presencia que, justamente, genera comunión. Es lo que vivimos en cada misa. La adoración fuera de la misa no está desvinculada de la ella sino que, en todo caso, es un modo de prolongar la experiencia de la misa y darse tiempo para contemplar este gran Misterio que nos ha dejado el Señor.

El grupo de Adoración Eucarística no sólo se ha dedicado a preparar los momentos de adoración sino que se ha involucrado en diferentes realidades que hacen parte de nuestra vida comunitaria y social. Es así como como el grupo ha estado presente en los momentos en que alguien estaba necesitado, ya sea por una cuestión de enfermedad, de cierta emergencia económica o cuando algún miembro de la comunidad necesitaba simplemente compañía o consuelo. Todos recordamos muy bien cómo nuestra comunidad parroquial organizó el casamiento de Génesis y César, evento en el cual este grupo, en particular, tuvo un gran protagonismo. También en los momentos en que hubo inundaciones en la ciudad, donando ropa, alimentos o ayudando a asistir a los damnificados. Ni que hablar también del apoyo económico que el grupo ha aportado ya sea para el mejoramiento de la capilla del Santísimo o el mantenimiento general de nuestra parroquia.

En fin, podría decirse que en toda actividad que involucraba a la comunidad parroquial en general el grupo siempre estuvo presente.

Por todo eso, quiero agradecer a Dios y a cada uno de los integrantes de este grupo parroquial por todo lo que han aportado y seguirán aportando a nuestra comunidad y nuestra gente. Que el Espíritu Santo los siga animando con su soplo vital para que sigan sembrando las semillas del Reino de Dios entre nosotros. ¡Feliz fiesta de Pentecostés para todos!

Padre Gustavo


Publicado: https://adoracioneucaristicasanjose.blogspot.com/p/gustavo-rebon.html