Home»NOTICIAS»Perfil del Diácono Damián Legelén

Perfil del Diácono Damián Legelén

Damian

DAMIÁN LEGELÉN SERÁ ORDENADO SACERDOTE EL 12 DE DICIEMBRE EN LA CATEDRAL DE SAN JOSÉ

LOS INICIOS DE LA VOCACIÓN
“Los inicios de esta vocación fueron variados, la posibilidad de rezar desde niño, ver películas referidas a Jesús, ir a Misa, ser monaguillo, estar cerca de sacerdotes jóvenes, participar de los grupos de parroquia, visitar casas de salud, tener un momento en el día para rezar, eso me ayudó a estar cerca y descubrir que Dios estaba conmigo”.

PENSAR EN SER “Cura”
“No tuve a alguien específicamente que me haya propuesto ser sacerdote. Pero si puedo decir que la comunidad de Rodríguez hizo mucho para despertar esta vocación.  La Comunión y la Confirmación, fueron sacramentos claves en mi proceso de fe y de celebrar, vivir la fe en comunidad”.

SEMINARIO
“El ingreso al seminario fue el 24 de febrero de 2006, a las 18:00 horas, recuerdo muy bien el día y la hora. El recuerdo que tengo de él es que es un tiempo donde se intenta aprender a ser persona y discípulo de Jesús”.

LA DIÓCESIS DE SAN JOSÉ DE MAYO
“La vivencia en las comunidades de la Diócesis donde he estado, han sido muy interesantes, de todas tengo un recuerdo especial”.

EL DIACONADO
La experiencia del diaconado me ayudó y ayuda a entender que esta vocación que Dios me regala, es para servir, es para vivir la vida en clave de servicio.

“AL FINAL TRIUNFARÁ LA MISERICORDIA”
Son las palabras del Apóstol Santiago, cuando dice que al final de todo seremos examinados de la misma manera en que tratamos a los demás, pero que la misericordia estará por encima de todo examen, juicio que viviremos. Esto me ayudó a comprender en que necesito de la Misericordia para comprender como Dios se relaciona con las personas, con la creación, y que esa manera misericordiosa de relacionamiento es la vocación a la que todos estamos llamados a vivir. Dar pasos de mi miseria realidad a la misericordia, es la tensión que todo cristiano está llamado a vivir. La misericordia te ayuda a ver la miseria en que estás viviendo y que tu felicidad es en la misericordia.

El Apóstol después de decir que “Al Final Triunfará la Misericordia”, enseguida se dice que la fe se demuestra con obras. En Mateo capítulo 25, cuando habla sobre el juicio, habla de que Jesús dirá a algunos: Vengan benditos de mi Padre porque tuve sed, estuve preso, desnudo, hambriento, fui forastero y me asistieron”. Comprendí que la Misericordia son las manos de la fe, es una actitud de vida, un compromiso ante las necesidades sociales de buscar el Bien Común para todos porque Dios es nuestro Bien Común. La Misericordia es algo visible, tangible. Por eso puedo decir que en mi vida he sido testigo de la Misericordia de Dios.

Alguien me dijo que basta vivir una palabra del Evangelio para vivir todo el Evangelio; también en cada Eucaristía decimos “una palabra tuya bastará para sanarme” y esa palabra es Misericordia.

Decir que “al Final Triunfará la Misericordia” es renovar nuestra esperanza, de esperar que esta Palabra se cumpla. Dios es Misericordia y por eso puedo decir que “Al Final Dios Triunfará” y que triunfa en mi vida y en la de todos aquellos personas de buena voluntad y que están arrepentidos de corazón y buscan hacer el bien, vivir en el Bien.

Decir que “al Final Triunfará la Misericordia” es renovar nuestro amor, nuestra forma de relacionarnos con los demás, con los necesitados y comprender que todos somos necesitados de Dios, necesitados de Misericordia.

Qué la Misericordia sea nuestro pesebre en las fiestas de fin de año.

EL TEATRO

Damián en una actuación junto al grupo de actores en el Teatro Macció
Damián en una actuación junto al grupo de actores en el Teatro Macció

Este año acompañé a la casa de la cultura a unos jóvenes de la parroquia a dar el examen de ingreso de arte escénico, ellos insistieron que diera la prueba con ellos y hablaron con los docentes pada poder darla, debido a que no estaba registrado para rendir dicho examen; ellos aceptaron y yo probé dar la prueba. Hoy hace un año que soy alumno de dicha materia.

Formé parte de un grupo de casi 23 compañeros que durante el año algunos abandonaron el curso, debido a motivos personales. Los primeros meses me costó mucho participar de las clases debido a la inmensa timidez que tenía, a la cual me ayudaron a ir venciéndola de a poco.

Recordé a algunos modelos de la Iglesia que hicieron teatro, como por ejemplo el papa Juan Pablo II y San Agustín.

DESAFÍO
“El mayor desafío de aquí en más, luego del 12 es perseverar, cuidar la vocación que Dios me hace”.


BREVES…

La fe: Es una necesidad

La Eucaristía: la Iglesia

Los amigos: gané

Las personas de las comunidades: me cuidan

El Seminario “Cristo Rey”: es un hogar donde me enseñó a seguir a Jesús.

La Iglesia: madre

Madre Teresa de Calcuta: es la patrona de mi comunidad, generación de seminario.

San Juan Pablo II: luchador

La esperanza: que al Final Triunfe la Misericordia.

Los jóvenes: son invitados a ser testigos de Misericordia.

La droga: miseria humana

Uruguay: mi país

La política: buscar el bien común

La catequesis: La catequesis fue y es un momento para compartir a Jesús en mi vida.

La caridad: se enfría, se enciende

El Papa Francisco: argentino, jesuita, pastor

Damián Legelén: Un Testigo de la Misericodia.

Artículo anterior

Apertura del Jubileo de la Misericordia en San José el 12 de diciembre

Próximo artículo

Mons. Arturo abre la "puerta de la Misericordia" en la Catedral de San José