Home»CATEDRAL»Pentecostés en la Catedral

Pentecostés en la Catedral

slide_conf_catedral

El sábado 3 de junio a las 16 horas se celebrará la Santa Misa en la Catedral y a las 17:15 horas habrá una Vigilia de Pentecostés en el Hogar Católico, un espacio de oración y reflexión y a las 19 horas un momento para compartir algo caliente.

El Domingo a las 19 horas el Obispo diocesano, Mons. Arturo Fajardo presidirá la Eucaristía en la Basílica Catedral en la Solemnidad de Pentecostés (venida del Espíritu Santo), allí conferirá el Sacramento de la Confirmación a 9 adultos de la comunidad parroquial, los cuales han hecho un proceso de catequesis para adultos ellos son: Magela, Miguel, Nancy, Martín, Silvana, Carmen, Mónica, Graciana y Rosina. Los catequistas que han animado este tiempo de formación son Carmen Perera, el Hno. Alejandro Salvatierra y Sonia Mendizábal.

El pasado Domingo 2 de abril, en la Santa Misa de la mañana en la Catedral el Obispo diocesano bendijo a los que recibirán el Sacramento de la Confirmación y les entregó la oración del Padrenuestro. En dicha celebración también Mons. Arturo confirió la Primera Comunión a una de las integrantes del grupo que había recibido la Eucaristía.

Entrega de los Padre Nuestro a los catecúmenos de Catequesis de Adultos (2 de abril de 2017)
Entrega de los Padrenuestro a los catecúmenos de Catequesis de Adultos (Catedral, Domingo 2 de abril de 2017)

LA CONFIRMACIÓN

La Confirmación es uno de los siete sacramentos que administra la Iglesia. Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los “sacramentos de la iniciación cristiana”.

El efecto de la Confirmación es la especial presencia del Espíritu Santo, tal como sucedió en Pentecostés y concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras.

Este sacramento confirma y refuerza la gracia bautismal. El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes, consagrado por el Obispo en la Misa Crismal, que se celebra dentro de la Semana Santa), que se hace con la imposición de manos por parte de los ministros presentes.

Esta unción se hace sobre la frente del que será confirmado con estas palabras: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”.

Artículo anterior

Confirmaciones y toma de posesión del nuevo párroco en la Parroquia de Libertad

Próximo artículo

Mons. Arturo participa de celebración ecuménica