Home»IN MEMORIAM»Pbro. Juan Pécora

Pbro. Juan Pécora

padre_pecora

  • DATOS BIOGRÁFICOS DE JUAN PÉCORA Y SU ORDENACIÓN SACERDOTAL

Juan Pécora Gastoldi nace en Bariano, Provincia de Bérgamo – Italia, el 21 de julio de 1923. Su madre fue Doña Isidora Gastoldi y su padre Don José Pécora, ambos eran campesinos que trabajaban la tierra en calidad de arrendatarios.

Ciertamente a Juan no le gustaba trabajar la tierra y sus padres lo mandaron a trabajar en una oficina dedicada a la construcción de maquinaria agrícola, para tener una mejor solvencia económica. Esta oficina se encontraba y se encuentra actualmente en Caravaggio, un pueblo a 7 kilómetros de Bariano.

Aquí trabajó y estudió hasta la edad de 18 años. Su padre José no fue en un principio favorable a la decisión de Juan de ir al seminario. Piensan sus familiares que fue por dos motivos: el primero sin lugar a dudas de naturaleza económica (sostener los gastos de un hijo sacerdote era en aquella época, algo verdaderamente prohibitivo, sobre todo para una familia campesina). Además  algunos años atrás, un hermano del Padre Pécora inició los estudios para ser sacerdote, pero lamentablemente debió renunciar. Podemos imaginarnos entonces, la perplejidad que Don José pudo haber tenido al momento de la iniciativa de su hijo Juan.

Ciertamente que su vocación no nace casualmente, sino que desde niño fue siempre muy allegado a la Iglesia; al Oratorio, lugar contiguo a la misma donde los niños, adolescentes y jóvenes juegan, rezan, van al catecismo, discuten  los problemas sociales, etc.; y a los centros de jóvenes católicos, que constituyeron uno de sus primeros apostolados entre la gente.

Cada vocación religiosa, tiene su propia particularidad, su gracia especial. Así fue la suya. Después de un sueño, que sigue a la muerte de un muy buen amigo Pierino Borella, consultó a su Párroco Adamo Telini y al sacerdote encargado de dicha zona eclesiástica Carlo Angeloni, y decidió responder a la llamada de Jesús entrando en el Seminario del Instituto Saveriano de Parma (ciudad que se encuentra a cerca de 80 kilómetros de Bariano). La comunidad religiosa de los Saverianos es una congregación misionera que tiene misiones en China, Brasil y en el continente Africano. Es de destacar que numerosos gastos para el sostenimiento de los estudios del futuro Padre Pécora, fueron solventados por dos benefactores que permanecen en el anonimato.

La caridad fue uno de sus más grandes dones. Desde los tiempos de sus estudios en el seminario, muchas veces donaba vestidos, que sus padres y hermanos fatigosamente lograban conseguirle y él volvía a su casa con sus vestidos rotos.

Después de ordenado sacerdote, el 21 de marzo de 1953 en Piacenza, su primera misión como sacerdote la realiza en el mismo Instituto Saveriano, en el pueblo de Pedrengo, que se encuentra a 20 kilómetros de su pueblo natal. Ejerciendo la función de ecónomo y enseñando a los alumnos que querían ser misioneros.

“Después de su ordenación sacerdotal los Superiores lo habían destinado a ser el ecónomo de una casa de formación en el seminario menor de Alzano, provincia de Bérgamo ” nos dice el P. Silvano Berlanda (cura párroco de Cardona – Uruguay), quien fuera su paisano y amigo.

Aquí, conoce a Mons. Viola, Obispo de Salto – Uruguay, que pasaba por los Institutos misioneros para sensibilizar e invitar a los jóvenes sacerdotes para ir al Uruguay.  En el P. Pécora encontró un terreno fértil. Su decisión no fue bien recibida por el Rector del Instituto Saveriano que evidentemente tenían puestos en él otros programas. Así fue llevado a tener que insistir de muchas maneras sobre sus superiores, para que lo dejaran partir. Fue un momento muy difícil, por lo que lo llevó a pedir consejo al Padre Pío, escribiéndole una carta. Después de un viaje a Roma, finalmente obtiene el permiso de partir, pero solamente por tres años. Parte en el mes de junio de 1955, de Génova a Montevideo. Naturalmente el P. Juan no retornó más al Instituto Saveriano y esto le costó muchas dificultades en vivir su vida de sacerdote misionero sin el apoyo de una Institución y todavía más, al encontrarse en un país de misión.

Esto al P. Pécora no le importó demasiado, era un hombre de Dios, un hombre de fe, que no lo amedrentaban las dificultades. El propio P. Pécora en una carta escrita en 1979, al Director del Centro Misionero de Bérgamo le decía: “En 1955 me encontraba en Pedrengo, donde mis superiores me habían destinado como profesor de Matemática y de Inglés en el Liceo Saveriano para las vocaciones tardías, cuando tuve un encuentro casual con el P. Silvano Berlanda en Vertova, que me informó de la situación de este país y de sus necesidades de sacerdotes. En pocos meses se solucionaron todos los problemas y con un permiso por tres años vine al Uruguay, ya llevo 24 años y me encuentro incardinado como sacerdote diocesano. Mons. Viola antes de terminar los tres años me hizo la propuesta de incardinación y me aseguró que esa era la voluntad del Señor. Y aquí estoy. Satisfecho por haber podido hacer un poco de bien y de poder ayudar a estos hermanos a vivir como cristianos”.

Retornó por primera vez a Italia, a los 18 años de su partida, para celebrar la boda del último de sus hermanos. El viaje en barco le fue regalado por un gran amigo de Trinidad.

Retornó luego en 1975, en 1982 y en 1991. En este último viaje estaba ya muy enfermo, pero no obstante estuvo siempre muy sereno. Permaneció largo tiempo entre sus familiares, casi cerca de seis meses. Ellos recuerdan todavía su obstinación cuando estaba mal, en no querer recibir la visita de un médico. Retornó para saludar por última vez a los hermanos que le quedaban, ellos nos dicen. “No insistimos para que permaneciera, porque en Trinidad quería permanecer para siempre”.

  • Breve documentación suministrada por el Centro de Estudios Saverianos de las Misiones al Extranjero, cito en Parma

PÉCORA Juan, No. de profesión 351.

Padres: José Pécora e Isidora Gastoldi

Nació en Bariano en la zona de Serio, Provincia de Bérgamo – Italia, el 21 de julio de 1923.

Recibió el Bautismo el 27 de julio de 1923.

Fue Confirmado el 7 de Octubre de 1929.

Entró en el Seminario de los Padres Saverianos en Capriglio (Parma) el 10 de marzo de 1942.

Terminó el Noviciado en San Pietro (Vincoli) el 15 de julio de 1944.

En este mismo lugar hizo la 1era. profesión religiosa el 12 de setiembre de 1948.

Desde el 1 de Octubre de 1948 es estudiante de Liceo en el ISME (Instituto Saveriano de Misiones al Extranjero) en Parma.

Del 1 de Octubre de 1948 a junio de 1949 es asistente del prefecto de la Casa del Gimnasio Inferior de Zelarino (pueblo vecino a Venecia).

Del 1 de Octubre de 1949 a junio de 1953 es estudiante de Teología en la Casa Saveriana de Piacenza.

En Piacenza el 5 de noviembre de 1950 hizo la profesión perpetua y fue ordenado sacerdote en la Catedral de Piacenza el 21 de marzo de 1953 por Mons. Umberto Malchiodi

Del 1 de julio de 1953 a junio de 1955 (fecha incierta) es destinado a la casa Saveriana para jóvenes de vocaciones adultas en Pedrengo (pueblo muy cercano a Bariano, su pueblo natal).

Tuvo el encargo de vice – ecónomo, encargado de la pastoral vocacional y además daba lecciones de matemática e inglés.

Desde el 31 de diciembre de 1955 es entre los Saverianos un religioso perteneciente a la Casa Madre que está temporáreamente en la Diócesis de Salto (Uruguay).

Deja la Comunidad Saveriana el 27 de enero de 1958

Artículo anterior

8 años de la ordenación episcopal de Mons. Arturo

Próximo artículo

Diácono permanente Ruben Velázquez en preparación del Encuentro Nacional de Diáconos