Home»NOTICIAS»Mons. Arturo Fajardo: “El dolor es por las víctimas, que es lo más importante”

Mons. Arturo Fajardo: “El dolor es por las víctimas, que es lo más importante”

Foto: Periódico LA SEMANA
Foto: Periódico LA SEMANA

El Obispo diocesano ante los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y consagrados

“Acá el centro es la víctima, porque es terrible el haber sufrido una cosa de estas. Es el dolor también por aquellos que actúan de buena fe y hacen bien su ministerio, que de alguna forma quedan también afectados por esto”, manifestó el Obispo Diocesano Mons. Arturo Fajardo al ser consultado por ECOS REGIONALES sobre la situación que atraviesa la Iglesia Católica y la declaración de la Conferencia Episcopal Uruguaya sobre los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y consagrados.

Sobre el tema en cuestión el Obispo Diocesano Mons. Fajardo expresó a ECOS REGIONALES que hace tres años se estuvo elaborando un protocolo que está disponible en la página web de la Conferencia Episcopal Uruguaya, realizado con la colaboración de la Conferencia Episcopal de Chile y un equipo de expertos que ellos tienen.

“Ese protocolo da pautas para la parte canónica, porque también está la parte civil que cualquier persona puede recurrir a la Justicia en caso de sentir vulnerados sus derechos. Hay dos elementos, la parte canónica que es la eclesial y como trata la Iglesia a personas que puedan haber incurrido en este delito. Esto lo que de alguna manera nos permite proteger y cuidar a las víctimas que puede haber en el caso de algún tipo de abuso. Es decir, nos da una serie de pautas a tener en cuenta en el sentido de actuar en consecuencia”, manifestó Mons. Fajardo.

La declaración reconoce “al mismo tiempo la generosidad de la gran mayoría de los sacerdotes y consagrados que a diario entregan su vida al servicio del prójimo”.

Sobre este punto el Obispo de San José y Flores dijo que “es horrible, no debería haber ninguno pero hay un porcentaje muy bajo, un 0,3% que es lo que manejan las estadísticas a nivel mundial sobre esta realidad. Pero no debería haber nadie, uno ya es una cosa muy dolorosa. El Papa Benedicto decía que de alguna manera son personas que han traicionado su vocación”.

Consultado Mons. Arturo Fajardo si en la Diócesis de San José de Mayo hay alguna denuncia al respecto, informó que no.

“Ello supone hacerlo por escrito, hay todo un protocolo en la página web de la CEU donde hay una serie de condiciones para actuar. Pero nadie se ha presentado ante mí”, afirmó.

En el final de la declaración los Obispos uruguayos se comprometen “a seguir examinando con cuidado las motivaciones y aptitudes de los futuros sacerdotes, y también en la adecuada formación para la prevención de quienes colaboran en las comunidades, instituciones u obras sociales eclesiales”.

Al respecto Mons. Arturo Fajardo destacó que se trata “de la complejidad de la formación no solo de los sacerdotes, sino de todos los que trabajan en las parroquias, en las entidades educativas. Es un tema que está presente en el conjunto de la sociedad, en la que la Iglesia no es ajena, pero a nosotros los que nos toca es cuidar y proteger a aquellos que son enviados a nuestras comunidades y colegios, de forma tal que los padres puedan estar seguros”.

Al ser interrogado sobre cuál es el impacto personal que recibe de esta situación de la Iglesia Católica, lo cual obliga a trabajar para recuperar una imagen que de alguna manera ha sido afectada, respondió que acá “el dolor es por las víctimas, que es lo más importante”.

“Acá el centro es la víctima, porque es terrible el haber sufrido una cosa de estas. Es el dolor también por aquellos que actúan de buena fe y hacen bien su ministerio, que de alguna forma quedan también afectados por esto”, analizó Mons. Fajardo, quien recordó que ha quedado un teléfono habilitado para denuncias (095 382 465), “para que aquellos que hayan sufrido abuso tengan la oportunidad de llegar hasta allí, que van a ser derivados adonde los puedan atender. Porque sabemos que la Iglesia en eso es muy compleja, si es un sacerdote de una congregación hay que ir al superior religioso; si es un sacerdote del clero hay que ir al Obispo.

¿Cómo una persona que se haya sentido afectada adonde derivarla?, ese lugar es donde supuestamente ella va a ser aconsejada de alguna manera”, puntualizó el Obispo Diocesano.

“Quiero ser muy claro, esto no impide que cualquier persona pueda ir a la justicia”, señaló.

Mons. Arturo Fajardo trasmitió su mensaje para la comunidad de nuestra Diócesis, reconociendo nuevamente que éste es un tema muy doloroso. Incluso “esta película que ganó el Oscar “Spotlight” que la pude ver y creo que es una buena película como muchos otros temas que están en la sociedad y que a veces son complejos hablarlos, permiten hoy analizarlos”.

“Lo bueno es que estamos trabajando en este tema, en este protocolo desde el año 2003, o sea que desde hace un tiempo estamos avanzando en generar aquellas herramientas que pueden ayudar en problemas de este tipo. También agradecer el cariño de tanta gente que se solidariza con una situación que siempre es dolorosa. Es lo que damos los Obispos, aquí está el compromiso de seguir trabajando y seguir haciendo lo posible para que estas cosas no sucedan”, concluyó manifestando Mons. Fajardo.


Nota publicada en ECOS Regionales (Trinidad, 15 de abril de 2016)

Artículo anterior

COMUNICADO DE LA CONGREGACIÓN SALESIANA A LA OPINIÓN PÚBLICA ANTE DENUNCIAS DE ABUSO SEXUAL POR PARTE DE SACERDOTES

Próximo artículo

Experiencia solidaria del Colegio San José de Libertad