Home»LUJAN»Bendición del oratorio de la familia Grumbacher en Flores

Bendición del oratorio de la familia Grumbacher en Flores

slide_oratorio_Grumbacher

En la mañana del sábado 1º de abril  los párrocos de las dos parroquias de la ciudad de Trinidad, Santísima Trinidad y Nuestra Señora de Luján bendijeron un oratorio de campaña en el campo de la familia Grumbacher en el departamento de Flores.

La iniciativa del matrimonio de Jacques y Manet en memoria de sus padres fue crear un espacio de oración y de paz en medio del campo. Se trata de un espacio oval construido en piedra y rematado a modo de ábside por una cruz de hierro y dos vitrales con las figuras de San Francisco de Asís y de la Madre Teresa  de Calcuta.

La realización del mismo estuvo a cargo de la Arq. Gabriela Sánchez Lamela, quien realizó la lectura bíblica (Fil. 2)  El P. Gabriel Rainusso, párroco de Luján tuvo a cargo la homilía, donde dio gracias por este espacio para el encuentro con Dios. “Lugar para experimentar su amor  del cual fueron testigos los dos santos.  La cruz es el signo de ese amor sin límites de Jesús por cada uno de nosotros”, comentó en un pasaje de su reflexión.

El administrador del establecimiento Ing. Agr. Diego Scaron realizó la lectura de la oración de los fieles.

El P. Nelson González párroco de la Santísima Trinidad realizó la bendición del oratorio después de invitar a los presentes a contemplar en medio de la naturaleza la belleza como camino de encuentro con Dios, “los muros del oratorio se abren en un abrazo hacia quien se acerca al lugar”, aseguró.  El P. Nelson hizo referencia a la expresión tan común en México: “apapuchar” que en lengua náhuatl significa abrazar con el corazón. “Que este lugar sea un espacio para dejarnos abrazar por el Amor de Dios y que a semejanza de los vitreaux de los santos Francisco y Teresa dejemos que la luz del amor de Dios atraviese nuestras vidas”, indicó el sacerdote.

En la ceremonia se hizo presentes el Intendente del Gobierno departamental de Flores Fernando Echevarría,  junto a los obreros que realizaron el oratorio y vecinos de la zona, entre los que se encuentra la autora del vitreaux de la Madre Teresa de Calcuta.


Fotos: Ayte. de Arq. Ana Librán

Artículo anterior

Mons. Arturo participó de la Asamblea de la CEU

Próximo artículo

Todos invitados a participar del Encuentro-retiro Diocesano 2017