Home»NOTICIAS»Así se vivió la Semana Santa en San José

Así se vivió la Semana Santa en San José

semana_santa_2016_collage

DOMINGO DE RAMOS
La Semana Santa comenzó con la celebración del Domingo de Ramos. Mons. Arturo Fajardo bendijo los ramos de olivo y palmas en el atrio de la Catedral y luego se desarrolló la celebración de la Pasión del Señor.

slide_ramos_2016

MARTES Y MIÉRCOLES SANTO
En el gimnasio del Colegio Sagrada Familia se ha desarrollado el 2º Encuentro-Retiro Misionero de la Diócesis. Participaron más de 130 personas de todas las parroquias de la Diócesis de San José y Flores y la presencia del sacerdote italiano Luis Mosconi.

JUEVES SANTO (24 de marzo)
Es el primer día del llamado Triduo Pascual: jueves, viernes y sábado santo, donde se encuentran las celebraciones centrales de la Semana Santa. En este día la Iglesia Católica conmemoró la institución de la Eucaristía en la Última Cena de Jesús, y del Sacerdocio.

Por la mañana el Obispo Mons. Arturo Fajardo presidió la Misa Crismal. La misma fue concelebrada por todos los sacerdotes de la Diócesis de San José y Flores. Estuvieron presentes los sacerdotes de la Diócesis de Lodi, Italia, que se encuentran atendiendo la zona pastoral de Cardona y Nueva Helvecia, que junto a la Diócesis de Crema han iniciado un hermanamiento con las Diócesis uruguayas de Mercedes y San José de Mayo. Además compartió la Santa Misa el P. Luis Mosconi, quien los días anteriores estuvo acompañando el retiro inspirado en las Santas Misiones Populares. Precisamente la Misa Crismal era la culminación del Encuentro-Retiro Diocesano de este año.

En la Misa Crismal se consagró el Santo Crisma y se bendijeron los demás óleos, que se emplearán en la administración de los principales sacramentos. En esta celebración los sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales, es una manifestación de la comunión existente entre el Obispo y sus Presbíteros en el único sacerdocio de Cristo.

DSC_0220

MISA DE LA CENA DEL SEÑOR
Por las noche el Obispo presidió en la Catedral de San José el inicio del Triduo Pascual, el cual culmina con Vigilia que conmemora, en la noche del Sábado santo la Resurrección de Jesucristo.

En la Misa de la Cena del Señor, adquiere un destacado simbolismo el lavatorio de pies que realizó el Obispo Fajardo a 12 integrantes de la comunidad y en el que recuerda el gesto que realizara Jesús antes de la Última Cena con sus apóstoles y el recuerdo de la Última Cena de Jesús con sus discípulos, la primera “Misa”. Finalizada esta celebración, el Santísimo Sacramento se trasladó del Sagrario a otro lugar, quedando el mismo abierto. El altar fue despojado de todo tipo de ornamentos. Por la noche se realizó la Hora Santa.

slide_lavatorio

VIERNES SANTO (25 de marzo)
En la Iglesia Católica, siguiendo una antiquísima tradición, en este día no se celebró la Eucaristía, no hubo Misa.

En la Catedral se desarrolló la celebración de la Pasión y Muerte de Jesús. Se lee el relato completo de la Pasión según San Juan, en cuya lectura participaron varias personas. Luego tuvo lugar la llamada “oración universal”, hechas en este día de manera solemne por la Iglesia, el Papa, los religiosos, fieles, gobernantes e incluso por los no católicos, los judíos y los ateos. Después tuvo lugar la veneración de la Cruz. Terminada esta parte, se procedió a distribuir la Comunión a los fieles con hostias consagradas el día anterior. En esta celebración se realiza en todo el mundo la “Colecta para Tierra Santa”, con la cual los cristianos de todo el mundo colaboran con la custodia y mantenimiento de los santos lugares.

slide_pasion

Por la tarde desde el Colegio Sagrada Familia (Rincón y Asamblea) hasta la Catedral se desarrolló el Vía Crucis (camino de la Cruz), donde a través de catorce estaciones se rememoran los pasos de Jesús camino a su muerte. El Vía Crucis de este año fue animado por el grupo de matrimonios jóvenes de la Parroquia Catedral. El recorrido que siguió fue: Rincón, Ciganda, Treinta y Tres y Asamblea. Ya en la Catedral, el Obispo diocesano compartió la reflexión de las “siete palabras”, las últimas expresiones de Jesús en la cruz.

slide_viacrucis

SÁBADO SANTO (26 de marzo, Vigilia Pascual)
La Vigilia Pascual es una de la celebración litúrgica más importante de la Iglesia, llamada “la madre de todas las Vigilias”. En esta celebración está cargada de simbología, entre ellas el fuego, la luz y el agua.

El Obispo Arturo Fajardo encabezó esta celebración que comenzó en la noche con el templo a oscuras, encendiéndose y bendiciéndose el fuego en el atrio. De ese fuego se encendió el Cirio Pascual, una enorme vela que simboliza a Cristo Resucitado. Luego, los fieles fueron tomando la luz en sus propias velas de la llama del Cirio. Llegados al presbiterio, se colocó el cirio en el centro del mismo junto al altar, se encienden todas las luces del templo y se cantó el “Exsultet”, o pregón pascual, antiguo himno alusivo a la noche de Pascua que proclama la gloria de la Resurrección de Cristo.

Luego continuó con la Liturgia de la Palabra, en la que se leen siete relatos del Antiguo Testamento intercalados con salmos y oraciones. Tras estos siguió la Vigilia con la entonación del canto del Gloria que no se había cantado desde que empezó la Cuaresma, junto con repique de campanas. Previo al Evangelio se entonó de manera solemne el Aleluya, y se procedió a leer el Evangelio.

Tras la homilía del Obispo tiene lugar la Liturgia Bautismal donde se bendijo el agua de la pila bautismal y se cantaron las Letanías de los Santos. También, los fieles presentes renovaron sus promesas bautismales, y tomando de nuevo la luz del cirio pascual, y se los bendijo con agua bendita.

slide_vigilia_pascual

Al final de la Misa el Obispo presentó al nuevo equipo sacerdotal que acompañará la marcha pastoral de la Parroquia Catedral en este año, se trata de los sacerdotes Damián Legelén, Fernando Perera y Orlando Torres que junto al Obispo diocesano, los diáconos y dos equipos de laicos, uno de animación pastoral y otro económico,  animarán la pastoral de la Parroquia.

DOMINGO DE PASCUA
El Domingo de Resurrección, los cristianos celebran la Resurrección de Jesucristo tras haber sido Crucificado. Tiene lugar como culminación de la Semana Santa y en él se abre un nuevo período litúrgico: la Pascua de Resurrección. El Domingo de Pascua es la fiesta más importante para todos los cristianos, que conmemoran la Resurrección de Jesús, el hecho que da sentido a toda su religión.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto abrió las puertas del Cielo a los creyentes. En la Misa dominical se recuerda de una manera especial. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo Resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando se conmemora la subida de Jesús al Cielo.

Durante el período que ahora comienza, los cristianos recordarán la Resurrección y las sucesivas apariciones de Jesús a los apóstoles, a la Virgen, a algunos de sus seguidores y discípulos. El tiempo en que Jesús, Resucitado ya y habiendo vencido a la muerte, permaneció aún en la Tierra.

El Obispo de San José de Mayo, presidió las dos Eucaristías de Pascua de Resurrección en la Basílica Catedral. Al final de ambas celebraciones intercambió el saludo pascual con todos los fieles.

slide_pascua_obispo_2016

Artículo anterior

Vigilia Pascual

Próximo artículo

Adoración Eucarística en la Catedral