Home»NOTICIAS»2000 personas participaron de las Primeras comuniones en la Catedral

2000 personas participaron de las Primeras comuniones en la Catedral

comuniones_collage_2015

El Obispo de San José de Mayo, Mons. Arturo Fajardo presidió la celebración de Primeras Comuniones de 140 niños de las diferentes capillas de la ciudad de San José, la localidad de Raigón, los colegios católicos de la ciudad y los niños de los grupos que concurren al Hogar Católico (Parroquia Catedral).

La Misa de la Esperanza, como se le denomina a esta celebración, fue seguida por unas 2000 personas que desbordaron el interior del templo de la Basílca Catedral de San José. Toda la Santa Misa fue seguida por padres, familiares, amigos y personas de la comunidad a través de dos grandes pantallas que se instalaron en el interior de la Catedral y que por circuito cerrado de TV transmitían en vivo los diferentes momentos de la celebración.

Al comienzo de la Misa, el Obispo recordó que la Diócesis de San José de Mayo está cumpliendo años, “hoy la Diócesis de San José en el Uruguay, celebra los 60 años de su creación por parte del Papa Pío XII en 1955“, señaló.

El diácono Damián Legelén proclamó el Evangelio de Juan (6, 1-15) donde se narra uno de los milagros de Jesús, la multiplicación de los panes y los peces. El diácono Damián será ordenado sacerdote el próximo 12 de diciembre, Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, en una celebración en la Catedral de San José a las 17 horas.

El Obispo diocesano en su homilía reflexionó sobre este Evangelio y el significado del sacramento que van a recibir hoy los chicos, “la comunión es una Fiesta, los cristianos somos de vivir festejando”, mencionó. “Este primer encuentro con Jesús es una fiesta, un paso más en nuestro camino cristiano, para seguir a Jesús que es nuestro amigo”, comentó el Obispo.

En esta reflexión, la cual el Obispo se dirigió a los chicos, quiso dejarles tres palabras: “agua, luz y pan”. “El agua que nos recuerda el Bautismo, somos testigos de Luz que allí recibimos y hoy van a recibir el pan que se parte, se comparte y se reparte”, expresó Mons. Fajardo.  “Jesús es el Agua viva, la Luz verdadera y el Pan partido para todos”, comentó.

Al final de su reflexión el Obispo pidió por todos los que han muerto en estos días víctimas del terrorismo y quienes a causa de su fe pierden la vida. “En toda familia hay una mesa, en toda comunidad debe haber misa”, comentó el Obispo y recordó que la comunidad se une entorno a la Palabra y la Eucaristía.

En la liturgia eucarística el Obispo consagró el pan y vino que se convierten en el Cuerpo y Sangre de Cristo y que luego fueron entregados a cada uno de los niños y niñas que se habían preparado para recibir la Comunión sacramental. Niños de la capillas de Raigón, Barrio Cementerio, Barrio del Parque, alumnos de 5º del Colegio Nuestra Señora del Huerto y del Colegio Sagrada Familia y los diferentes grupos que se reúnen en el Hogar Católico fueron pasando al altar, junto a sus catequistas, que de mano del Obispo fueron recibiendo la Eucaristía.

Al final de la celebración Obispo invita a todos los niños y sus familias para la Fiesta de la Inmaculada Concepción, la Fiesta de la Virgen María el próximo 8 de diciembre a las 19.30 horas donde se celebrará la Santa Misa y la procesión con la imagen de la Inmaculada por las calles de la ciudad. A su vez, el Obispos agradeció  a “todos los que de una manera u otra estaban involucrados en esta celebración”.

Luego de la Santa Misa, todos los chicos, sus catequistas, el Obispo y los demás celebrantes se tomaron una foto en las escalinatas de la Catedral. Seguidamente se dirigieron al Hogar Católico donde se reunieron para festejar.